Chicas que se desnudan por webcam

 

El incesto madre hijo

Relatos eróticos - Filial - El incesto madre hijo

 

 

    AVISO IMPORTANTE

Datos ténicos

La foto del Narciso el voyeur

Título: El incesto madre hijo
Autor: Gestialba.com
Productor: Gestialba.com 
Gión:

Gestialba.com

Protagonista principal: Ardo
Actores: Ardo, Felisa, Marga, María
Musica: Gestialba.com
Fotografía: Gestialba.com
Editada: 2006
Género: Erótico 
Duración: 005 minutos 
Recomendada: Mayores de 18 años

 

Relato: El incesto madre hijo 
Relatos eróticos - Filial - El incesto madre hijo

Tener un hijo siendo una madre joven es una cosa muy hermosa y excitante, desde que tuve a mi hijo a la edad de 16 años siempre tuve pensamientos incestuosos. Estaba convencida que el incesto entre madre hijo era una cosa hermosa. Cuando lo lavaba y le tocaba su diminuto pene mi imaginación me transportaba a tener relaciones sexuales con él. Siempre pude controlar mis deseos y fui de lo más recatada. Ahora que ya he cumplido los 50 años, y por suerte me he quedado viuda hace una semana, no me importaría lo más mínimo tener una aventura de incesto con mi hijo. ¿Qué hay de malo hacer el amor consentido con un hijo de 34 años? No creo que le pueda perjudicar a su madurez, por el contrario a mí me puede hacer mucho bien.

Ardo, mi hijo, Eduardo para los amigos es el único hijo que he tenido, ya que mi marido perdió el interés en mí nada más nacer él, así que llevo 34 años a pan y agua, como una idiota siempre le fui fiel. Mi marido aunque no me trataba como a una esposa, siempre me quiso y se portó bien y no me ha faltado de nada. Al morir en su testamento me ha dejado parte de su fortuna, que me da para vivir holgadamente el resto de mi vida. Siempre creí que cuando muriera no me dejaría nada, y que todo sería para sus amantes ¡Me equivoqué, también se acordó de mí! Me he liado a contar cosas de mi marido, cuando en realidad quería contar el motivo del llamar Ardo a mi hijo. ¡Es simple! Con los pensamientos que siempre tenía y sigo teniendo, ardía y ardo de deseos. Por lo tanto empecé a llamarle Ardo aprovechando la terminación de Eduardo, de esa manera nadie podría sospechar lo calenturienta de mi imaginación.

¡Estoy harta! Desde ahora no perderé ocasión y me convertiré en la mujer más perversa sexualmente hablando de la faz da la tierra. Lo primero que voy hacer es acostarme con mi hijo y practicar el incesto madre hijo. Trataré un plan para seducirlo, no quiero hacerlo de una manera rápida, lo quiero seducir de la forma más erótica que se pase por mí ahora más que calenturienta cabeza. Se me olvidaba, la criatura todavía sigue viviendo en casa a pesar de sus 34 años ¡Ya se sabe, ahora los hijos se marchan de casa a los 40! Cuando se hacen maduros y se atreven a vivir sus vidas. No me importa que viva conmigo, y que se sirva de mí, yo me valdré de él al máximo. Se oye la puerta, Ardo llega...

Más... Si quiere el relato entero pulse abajo.

 

¿ Qué le a parecido el Relato qué a leído ?  

Malo

Regular

Bueno

Muybueno

Excelente

 

Publicar, mi propio Relato Erótico

Pulsa Aquí

*-*-*

Imprimir


Aviso:

Todos los textos  aquí expuestos han sido creados por el grupo de escritores de gestialba.com por lo tanto son textos originales y con derechos de autor. 2003 Gestialba.com 

Todos los Derechos Reservados. Es un Sitio de Gestialba.com $$ Webmasters $$

El ingreso y uso de este Sitio y todo su Contenido está expresamente PROHIBIDO PARA MENORES. Certifica que es mayor de 18 o de 21 años, si así lo disponen las leyes que le rigen donde se encuentra. La visualización de desnudos, actos sexuales y/o material de contenido adulto para propósitos de entretenimiento debe ser legal en el país desde donde accede

 al material. En caso de no cumplir con estos requisitos, haga Click Aquí para abandonar este Sitio.