Madre, hembra divina

    AVISO IMPORTANTE

 

 

Datos ténicos

Enamorados hasta morir

Título: Madre, hembra divina
Autor: Joel desde Argentina
Productor: - - - 
Guión:

- - -

Protagonista principal: Madre
Actores: Madre, Narrador. 
Música: - - -
Fotografía: - - -
Editada: 2007
Género: Usuario - Erótico - (Incesto)
Duración: 005 minutos 
Recomendada: Mayores de 18 años

 

Relatos enviados por nuestros lectores

De siempre sentí atracción sexual por mi madre. Mis primeras masturbaciones fueron dedicadas a esa mujer, joven de 35 años ,cuando yo tenía 14, buenas lolas, piel blanca, culo duro y bien formado ,digno de ser comido y penetrado. En una palabra , mi madre es una hembra divina. 

Durante mi adolescencia observaba las actitudes de mi madre previas a acostarse para tener sexo con mi padre. 

1-Se bañaba y perfumaba. 

2-Se coloca una toalla o paño higiénico y solamente se cubre con un baby doll corto que deja ver toda esa anatomía que me calienta. 

A continuación , me escondo cerca del dormitorio paterno y soy testigo auditivo de un coito en el cual, mi padre goza a las apuradas y mi madre queda con ganas. Cuando mi padre se da vueltas para dormir, mi madre, pone sus manos bajo su tanga, y comienza con sus dedos a masturbarse llegando a orgasmos ruidosos y salvajes, que mi padre, por que está dormido no aprecia. 

A continuación, me masturbo a lo loco. Busco tangas de Mamá en el lavadero, me masturbo con ellas y dejo mi marca de semen antes de colocarlas en el cesto. Mis slips se manchan con semen cuando mis padres tienen sexo durante la noche, Mamá los lava sin hacer comentarios. Los fines de semana, cuando quedamos solos, mi madre pasa todo el día con ropas de dormir, es decir, camisones cortos, semitransparentes, con exhibición de su pubis pulposo a través de tangas ajustadas. Mis erecciones son evidentes bajo mi short liviano. Mamá mira con disimulo y su sonrisa picara me produce una incertidumbre que me estimula para seguir un plan: coger a Mamá, esa hembra divina. 

Comencé a mirar a Mamá, cada vez que podía: en el dormitorio, al salir del baño, cuando se viste... etc. En la cocina, me acerco a Mamá cuando está de espaldas, le doy besos suaves en lugares críticos: los hombros, la nuca, la espalda, mientras mi mano descansa en sus caderas y a veces en sus glúteos. Mamá sonríe picarescamente y me devuelve una palmada en mis glúteos. 

Ese domingo, el de la iniciación, estábamos solos. Repetí el rito de la cocina, Mamá estaba apenas cubierta con un camisón colorado cortísimo, besé su nuca suavemente, acaricié sus glúteos y la abracé desde atrás, poniendo mi pija erecta justo sobre su canal posterior. Mamá sintió mi miembro, se acomodó para sentirlo mejor y me dio un suave beso en la comisura de los labios. Fue sentir el cielo. Me desaté completamente. 

Acaricié sus pechos, sin sostenes, volví a besar su nuca con ansias locas, mientas una mano bajaba de los pechos hacia su ombligo y necesariamente a su monte de Venus. Cuando la mano entró debajo de su tanga, Mamá, quiso detenerla, yo le dije: déjame, la vamos a pasar bien. Se dio vueltas, nos besamos apasionadamente y mi verga pegaba en su abdomen plano y duro, mi boca lamía sus hombros, mis manos bajaban hacia sus pechos para seguir lamiendo esa carne prohibida, le quité ,con su ayuda su bombacha , ella buscó mi miembro bajando la cremallera del pantalón, y cuando lo tuvo en sus manos dijo: que pija divina hijo, ponla. Abrió sus piernas y se la puse hasta el fondo. Divina sensación de plenitud sexual, mis manos se apoyaron en sus glúteos y sus manos en mi nuca acercaban nuestras bocas en un beso largo, caliente y pasional. Durante unos minutos mi pija entraba y salía de esa concha prohibida, cuando, ambos llegamos a un orgasmo brutal, Mamá clavaba sus uñas en mi espalda y mi verga llenaba su concha con semen caliente. Divina escena. Nos besamos, y fuimos a su dormitorio. Abrazados , nos confesamos nuestras calenturas contenidas y ella me dijo: quiero ser tuya, hijo, tu mujer, tu hembra ,tu puta. Besé sus pechos, su ombligo y cuando comencé con su concha, me pidió: muérdeme el clítoris , me encanta. Después continuamos...

 

Comentario

El amigo Joel escribió este  relato desde Argentina. Gracias por tu aportación.

 

*-*-*

 

Denominación de la RAE de Género

Imprimir


Aviso

Todos los textos  aquí expuestos han sido creados por el grupo de escritores de gestialba.com por lo tanto son textos originales y con derechos de autor.

Situando el puntero del ratón durante unos segundos sobre los bocetos sentirás algunos sonidos.

Realizamos programas para la gestión de empresas. Empresas medianas y pequeñas. Programas de contabilidad, cartera de pedidos clientes proveedores, facturación control de albaranes, tesorería cartera de cobros y pagos y estadísticas.

Nuestro agradecimiento a todos los que por unas causas o por otras visitan nuestra web. Gestión de empresas PYMES. Relato enviado por un usuario de esta web desde Argentina...